La Lucha de Zafiro

Mi foto
Soy una mujer en plenitud madre de 3 hijas adultas, 2 nietecitas y un nietecito; tranquila, gozando de todo lo que la vida me da, que todavía es mucho.....

sábado, 30 de noviembre de 2013

""" Dadores de Amor """







Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.
 Jean Paul Sartre










 Aunque me lo combatan yo regalo todo lo que tengo…

 Y le doy a todo el que quiera recibir… 

¡no quiero dejar esa encomienda a mis herederos! 

 La vida se hace dando y dándose… 

Y cada uno es encargado de su propio reparto.



 No ser presencia de la vida, sino instrumentos de distribución… dadores de amor.

Hay que dar espontáneamente… sin poner al cuello del que recibe la cadena de la gratitud… 
Porque se agrandaría el espacio entre los dos.

 El que da, se va entretejiendo con hilos dorados en la tela de la vida, para irla rebordando, y cubrirse con ella al final de los años. 

Hay quien tiene necesidad de dar como la rosa que sola te sale en el camino…

 Y hay quien tiene necesidad de recibir como la semilla surgida de savia para nutrirse y en ese trasiego de los unos con los otros, está la mano abierta de Dios. 

Dar lo que tenemos… es una batalla ganada por la generosidad, a favor de otra persona… un despojo deseado y alegre.

 Un traspaso sin firma, ni contrato… ni remuneración… pero bien pagado por esa anchura luminosa que quedó en tu corazón.


 Da lo que tienes, y quédate con lo único verdaderamente tuyo…

 “El inmenso placer de poner en manos de otros, el alivio, el consuelo, la solución… algo que les facilite la vida y los ayude a ser felices…

 porque se puede dar sin amor… Pero no se puede amar sin dar”





 Zenaida Bacardí de Argamasilla

""" El Lenguaje del Amor """















Hay momentos en la vida en que somos tímidos para expresar el amor que sentimos. Quizá por temor a avergonzar a la otra persona o a avergonzarnos nosotros mismos, dudamos en decir “Te quiero” y tratamos de comunicar la idea con otras palabras…

 Decimos “Cuídate”, “No manejes rápido”, “Pórtate bien”… Pero en realidad, estas son diferentes maneras de decir “Te quiero…”, “Eres lo más importante para mí…”, “Me importa lo que te suceda…”, “No quiero que estés mal…”, etc. 

 A veces somos muy extraños. La única cosa que queremos decir y la única cosa que debemos decir, es la única cosa que no decimos (me entiendes verdad). Y aún así, porque el sentimiento es real y la necesidad de decirlo es tan fuerte, usamos otras palabras y signos para decir lo que realmente queremos decir. Y muchas veces el significado nunca se comunica del todo, y la otra persona se siente ignorada o tal vez no tan querida…

 Por eso, debemos ESCUCHAR EL AMOR en las palabras que las otras personas nos dicen, algunas veces las palabras explícitas son necesarias, pero muchas veces es más importante la manera como se dicen las cosas…

 Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto y amor que los sentimientos que son expresados de manera poco sincera.
 Un abrazo o un beso impulsivos dicen “TE AMO”, aún cuando las palabras digan algo diferente. 

Cualquier expresión de preocupación de una persona por otra dice “Te quiero”. 

 A veces la expresión es vulgar, a veces incluso cruel.
 A veces debemos mirar y escuchar muy atentamente el amor que contienen… Pero muy frecuentemente está allí, debajo de la superficie. 

 Decimos “TE AMO” de muchas maneras: con regalos de cumpleaños, con notitas dibujadas, con sonrisas y a veces con lágrimas.

 A veces mostramos nuestro Amor cuando nos mantenemos en silencio, sin decir ni una palabra, y a veces incluso hablando bruscamente. 

 A veces mostramos nuestro Amor a través de la impulsividad.

 Muchas veces tenemos que demostrar Amor perdonando a alguien que no ha escuchado el Amor que hemos tratado de expresar.

 El problema de escuchar el Amor es que no siempre entendemos el lenguaje del Amor que la otra persona está usando.

 Una chica puede usar las lágrimas o las emociones para decir lo que quiere decir, y su novio puede no entenderla porque espera que ella le hable en el lenguaje de él. 

 Por eso, tenemos que esforzarnos por realmente escuchar el Amor. 

El problema con nuestro mundo es que la gente rara vez se escucha el uno al otro. Oyen las palabras, pero no escuchan en las acciones que acompañan a esas palabras o en las facciones del rostro. O la gente sólo escucha el rechazo o el malentendido. No ven el Amor que está allí, debajo de la superficie, aún cuando las palabras sean amargas…

 Tenemos que escuchar el amor en aquellos que están alrededor nuestro… Si escuchamos atentamente, descubriremos que somos muchísimo más amados de lo que pensamos. 


Escuchemos al Amor y descubriremos que, después de todo, el mundo es un lugar muy amoroso… 


El AMOR es feliz, nos hace reír, nos hace llorar, nos hace cantar, nos hace tristes, nos hace buscar una razón, nos hace pedir, nos hace dar, pero por sobre todo, nos hace VIVIR. No es la presencia o la ausencia de la gente lo que hace la diferencia, porque una persona puede no estar solitaria aún cuando esté sola.

 Algunas veces es bueno estar solo. Pero eso no nos hace solitarios.
 No es un asunto de estar presente con alguien. 
El asunto es estar presente para alguien. 


 Así que recuerda: Si amas a alguien, dícelo. Recuerda siempre decir lo que sientes. 

Nunca tengas temor de expresarte a ti mismo. Aprovecha esta oportunidad para decirle a alguien lo que significa para ti. Aprovecha el día y no tengas reparos. Y lo más importante: 

Permanece cerca de tus amigos y tu familia, porque ellos te han ayudado a ser la persona que eres hoy y eso es lo más importante.

 Haz la diferencia en tu día y en el de ellos. 

La diferencia entre expresar el Amor y los rencores es que los rencores a veces perduran más… 



Autor desconocido

""" Temor """

Hay que esperar cuando se está desesperado, y andar cuando se espera.
 Gustave Flaubert









 Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.


 Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso cuando no lo intento. 


Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta que de todos modos opinan


 Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mi mismo. 


Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer. 


Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras. 


Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo.


 Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia. 


Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo. 


Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día.


 Temía al pasado, hasta que comprendí que es sólo mi proyección mental y ya no puede herirme más.


 Temía a la oscuridad, hasta que vi la belleza de la luz de una estrella. 



Temía al cambio, hasta que vi que aún la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar. 




Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final siempre hay algo más. 




Hay que vivir ligero porque el tiempo de morir está fijado.





 Ernest Hemingway

jueves, 28 de noviembre de 2013

¿ Quién eres Tú para Tí """






 Sí, lo has entendido. No te estoy preguntando, ¿quién eres tú para los demás?, sino ¿quién eres tú para ti mismo? 

 Supongo que si te pregunto acerca de ¿quién eres tú para los demás?, encontrarás con bastante facilidad una respuesta, sobre todo si concretamos aún más esta pregunta. Por ejemplo, si te preguntas ¿quién eres tú para tu pareja? ¿quién eres tú para cada uno de tus hijos? ¿quién eres tú para tu padre? ¿quién eres tú para tu madre? ¿quién eres tú para cada uno de tus hermanos? ¿quién eres tú para cada uno de tus amigos?; seguro que se te ocurre una respuesta para cada una de estas preguntas. Pero, ¿tienes una respuesta a la pregunta de quién eres tú para ti? Si no la tienes, pregúntate ¿por qué no la tengo? Probablemente estás viviendo hacia fuera mucho más que hacia adentro; es decir tu preocupación de vida, incluso del sentido de tu vida, está en manos de los demás y no en la tuya. Entonces, ¿qué vida estás viviendo? ¿La tuya o la que los demás esperan de ti? En este último caso, pregúntate acerca de ¿cuántas vidas estás viviendo? ¿Una para tu pareja; otra para tu padre y otra para tu madre; otra para tus hijos; otra para tus hermanos y otra para tus amigos? Estaremos de acuerdo en señalar que cada uno de ellos espera de ti algo distinto por lo que es evidente que tú no puedes contentarlos a todos, y por la misma razón, tampoco estás contentando a ninguno de ellos en particular. Pero lo peor no es esto. Lo peor es que, al estar viviendo las vidas que los demás esperan de ti, la única vida que no vives es la tuya, y sin vivir la tuya no hay vida. Hay escenario, teatro, personajes, tipos de trama, escenas que no pueden ser auténticas y, al final se va el público y cuando te quedas sólo, finalizada tu actuación, no hay otra cosa que un gran vacío. Es el vacío de tu alma que siempre está ahí, esperando que un día te acuerdes de ella para mostrarte tu auténtico poder. Tu alma es tu esencia, es decir tu "auténtico yo". Es el único lugar en el que eres tú mismo, con absoluta independencia respecto de los demás, y curiosamente mientras por primera vez alcanzas esa independencia, experimentas también por primera vez tu unión con todo: no solo con todos los demás sino también con todo lo creado, con la naturaleza entera, porque la misma divinidad que está en tu alma se halla en todo lo que te rodea, y por eso te sientes uno con todo el Universo. Entonces dime una cosa: ¿cuántas vidas y cuántos personajes representas a diario? ¿Cómo te sientes al finalizar cada una de tus actuaciones? ¿Quién eres?¿Eres ese esposo(a) o amante; o este otro? ¿Eres ese padre o madre; o este otro? ¿Eres es hijo(a) o este otro? ¿Eres ese hermano(a) o este otro? ¿Eres ese amigo(a) o este otro? ¿Te has parado a pensar en la energía que derrochas a diario en cada una de tus actuaciones? ¿Cómo crees que la canalizas si tras tanto esfuerzo nunca estás satisfecho? ¿Qué pasaría si fueras fiel a ti mismo? ¿Qué pasaría si estuvieras en tu propia esencia? ¿Crees que si fueras tú mismo gastarías tanta energía? ¿Cómo crees que la canalizarías y aprovecharías si consiguieras ser tú mismo? Permíteme ponerte un ejemplo: pensemos en un atleta olímpico especialista en la distancia de 1.500 metros, con grandes posibilidades de medalla de oro. ¿Crees que ese atleta tendría alguna posibilidad de medalla si tuviera que competir en la final olímpica de 100 metros? ¿No estaríamos de acuerdo en pronosticar que en la final olímpica de 100 metros, ese atleta seguramente llegaría el último? Es curioso. En este ejemplo todo consiste en correr para llegar a una meta pero aún contando para ello con uno de los mejores atletas del mundo sólo se obtendrá el mejor resultado si dicho atleta se alínea con su propia esencia. Es evidente que la esencia de ese atleta en concreto está en la carrera de media o larga distancia pero no en la de spring, por lo que no estar en su esencia le excluye de toda posibilidad y además le impide disfrutar de la carrera, que es lo más importante, porque sólo cuando disfrutamos podemos ganar. Entonces, ¿qué tipo de atleta eres tú? ¿Cuál es tu esencia? ¿Qué te hace disfrutar? ¿Qué te pone? Si se tratara de un trabajo, ¿qué trabajo te gusta tanto que podrías hacerlo gratis? ¿Cuál es tu verdadera naturaleza? ¿Qué es lo que fluye en ti sin ninguna resistencia? ¿Qué te levantaría todas las mañanas con una enorme sonrisa? Quizá todas estas preguntas te ayuden a contestarte la pregunta de ¿quién eres tú para ti? Y te adelanto una cosa: cuando encuentres tu respuesta lo sabrás. Simplemente lo sabrás. Ya no habrá más dudas. Porque cuando estás en tu esencia eres tu propio director de orquesta dirigiendo toda la música que hay en ti, compuesta de todas las notas que componen el Universo; música que ha estado siempre dentro de ti, esperando tu batuta para ser tocada. Tu música es tu esencia y siempre ha estado en tu interior provista de la más absoluta paciencia, consciente de que debe esperar a ser descubierta por ti para ser tocada. Ella está ahí para ti pero tienes que mirar hacia adentro para encontrarla. 


 Descubrir tu esencia no tiene límite de edad. 


Ocurre cuando ocurre y esa magia, sigue siendo magia, aunque lo consigas con ochenta años de edad. 


 Pero, ¿para qué esperar?

""" Pensamientos para la Mujer """






“El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido a mil”
 León Tolstoi 










“Encuentra una mujer de la que puedas decir: hubiera podido escogerla mas bella pero no mejor”  Anónimo 


 “El problema, cuando se busca a una mujer perfecta, es que ella probablemente está buscando al hombre perfecto” 
 Peter Ustinov


 “Por mas defectos que tengan, los hombres no pueden vivir sin las mujeres”
 Anónimo 


 “Para una mujer el primer beso es el final del principio, para un hombre es el principio del final”  Helen Rowland


 “Las mujeres están creadas para ser amadas, nunca para ser comprendidas” 
 Anónimo

""" Una cuestión de actitud """




El ave canta, aunque la rama cruja, porque conoce lo que son sus alas.

 José Santos Chocano








  De todas las cosas que tú posees, tu expresión es una de las más importantes. actitud positiva1 



Actitud es una expresión externa de un sentimiento interno. 


Actitud es el ser avanzado de nuestros verdaderos egos.


 Actitud es la raíz interna que produce los frutos externos. 


Actitud es nuestro mejor amigo o nuestro peor adversario.


 Actitud es más honesta y más consistente que nuestras palabras. 


Actitud es la mirada externa basada en nuestras experiencias pasadas. 


Actitud es lo que atrae gente a nosotros o las que los expulsa.


 Actitud nunca está contenta hasta que se expresa. 


Actitud es la biblioteca de nuestro pasado, el comunicador de nuestro presente y el profeta de nuestro futuro.



 “La buena noticia es que podemos decidir, que actitud tener.”



 John C. Maxwell

miércoles, 27 de noviembre de 2013

""" Dios usa """









Usa la soledad, para enseñar la convivencia.


 Usa la rabia para mostrar el valor infinito de la paz.


 Usa el tedio para resaltar la importancia de la aventura y del abandono. 


Usa el silencio para enseñar sobre la responsabilidad de las palabras.


 Usa el cansancio para que se pueda comprender el valor del despertar. 


Usa la enfermedad para resaltar la bendición de la salud.


 Usa el fuego para enseñar sobre el agua.


 Usa la tierra para comprender el valor del aire.


 Usa la muerte para mostrar la importancia de la vida. 




 Paulo Coelho

martes, 26 de noviembre de 2013

""" Me doy permiso de """

Hay amores tan bellos que justifican todas las locuras que hacen cometer.
 Plutarco







 Me doy permiso para separarme de personas que me maltraten, que me traten con brusquedad, presiones o violencia. Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para no obligarme a ser el alma de la fiesta, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan. No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularlos con tal de que continúen a mi lado. Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más. 

 Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas. No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse. Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable. No he nacido para ser la víctima de nadie. 

 Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros. Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio. No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior. Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia. Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera. 

 Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron. El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada.

 Decido abandonar los miedos conocidos y me arriesgo a explorar las aventuras por conocer. Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer. Voy a explorar sin angustia.

 Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico. No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer. Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no.


 Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir  """ NO   """.

lunes, 25 de noviembre de 2013

¡¡¡ NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, YA BASTA !!!

¡¡¡ NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, YA BASTA !!! 




infanciahoy.com_6165_2282010_violencia-de-genero





 La mujer es la que da la vida, si le haces daño, haces daño al mundo. 


Antes que hombres y mujeres, todos somos personas, lucha por la igualdad.


 Las diferencias entre hombres y mujeres solo están a flor de piel, las similitudes llegan hasta el corazón. ...


 La inteligencia crea, la violencia destruye.


 ¡Sé inteligente!


 El mundo es más grande que un puño cerrado. 


No hagas tratos con el maltrato, siempre perderás. 


Hay que dejar a los maltratadores en el desierto del desprecio.


 Mira por sus ojos y verás su sufrimiento. 


Aunque no seas culpable de tus problemas, si eres responsable de las soluciones.


 Pide ayuda. 


Nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta.


 La violencia es el miedo a los ideales de los demás. 


La violencia es la fuerza que nos obliga a ceder ante otros, el valor y el coraje para resistirse...son más fuertes.

domingo, 24 de noviembre de 2013

¡¡¡ No le eches la culpa a la Lechuga !!!












Una noche, varios estudiantes esparcieron queso Limburgo sobre el labio superior de un compañero de cuarto mientras éste dormía. Al despertarse, el joven sintió el mal olor y exclamó: 

“¡Esta habitación huele mal!” Se asomó al pasillo y dijo: “¡El pasillo huele mal!” Saliendo del dormitorio dijo: “¡El mundo entero huele mal!” 

 ¿Cuánto tiempo crees que tardó en darse cuenta de que el problema estaba debajo de su nariz?

 Es fácil, y hasta nos resulta natural, encontrar defectos en el mundo que nos rodea, y seguir ciegos a la manera en que contribuímos al problema.

 ¿Seremos nosotros el problema? 

 Cuando plantamos lechuga y no crece bien, no le echamos la culpa a la lechuga, sino que buscamos las razones por las cuales no está creciendo bien. 

Tal vez necesite fertilizante, o más agua, o menos sol. En el huerto de nuestras relaciones interpersonales, nuestro trabajo como jardineros es buscar el clima más propicio y nutrir el suelo. 


Debemos quitar la maleza del negativismo y la autojustificación para proteger las tiernas plantas del calor de los celos y de los fuertes vientos de la ira. Cuando aplicamos  cuidado en el trato con las personas, ciertamente nuestras relaciones crecerán y florecerán. 


 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

viernes, 22 de noviembre de 2013

""" Cuando Perdonas """








""" Diferencia entre Querer y Amar """












Los vicios de la mente son fruto de interpretar de forma egocéntrica la realidad, una actitud impulsiva e inconsciente que nos impide aceptar lo que sucede tal como viene y a los demás tal como son.

 Ésta es la causa real de todo nuestro sufrimiento, que además nos encierra en un círculo vicioso muy peligroso. 

Para poder amar, primero hemos de albergar amor en nuestro corazón. En este caso, el problema es en sí mismo la solución. Y lo primero que debemos saber es qué  es el amor. No al que estamos tan acostumbrados, sino al de verdad.


 Porque una cosa es querer, y otra muy distinta, amar. 


 Querer es un acto egoísta; es desear algo que nos interesa, un medio para lograr un fin.


 Amar, en cambio, es un acto altruista, pues consiste en dar, siendo un fin en sí mismo.


 Queremos cuando sentimos una carencia.


 Amamos cuando experimentamos plenitud. 
 Mientras querer es una actitud inconsciente, relacionada con lo que está fuera de nuestro alcance, amar surge como consecuencia de un esfuerzo consciente, que nos hace centrarnos en lo que sí depende de nosotros.


 Cuando uno ama no culpa, ni juzga, ni critica, ni se lamenta. Los que aman intentan dejar un poso de alegría, paz y buen humor en cada interacción con los demás, por muy breve que sea. 


Amar también es aceptar y apoyar a las personas más conflictivas, porque son precisamente las que más lo necesitan. 


 Amar de verdad es sinónimo de profunda sabiduría, pues implica comprender que no existe la maldad, tan sólo ignorancia e inconsciencia.


 La paradoja es que el amor beneficia primeramente al que ama, no al amado. 


Así, el amor sana y revitaliza la mente y el corazón de quien lo genera. 


 Por eso recibimos tanto cuando damos…

""" Somos como lápices """




Para preservar un amigo tres cosas son necesarias: honrarlo cuando esté presente, valorarlo cuando esté ausente, y asistirlo cuando lo necesite. 

Proverbio italiano








1.  Todo lo que hacemos deja una señal. 


2. Siempre podemos corregir nuestros errores. 


3. Lo que deja huella es nuestro corazón. 


4. En la vida, recibimos dolorosas afiladas de punta, como un lápiz, las cuales harán de nosotros 

mejores personas.


 5. Para llegar a ser el mejor lápiz, debemos permitirnos ser guiados por la mano que nos sostiene: Dios



 Nunca te permitas el desanimo y pensar que tu vida es insignificante y que nada se puede 


cambiar… y como el lápiz, recuerda siempre, que la parte más importante de lo que eres, es lo que 


hay dentro de ti.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

""" Arreglando el mundo """


 La acción es la clave fundamental de cualquier éxito.
 Pablo Picasso 











 Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas. 

 Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención. 
De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: “como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie”.

 Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente.

 “Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo”. Al principio el padre no creyó en el niño! Pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes.

 Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.
 Para su sorpresa, el mapa estaba completo. 
Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares
. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

 De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo: Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?

 Papá, respondió el niño; yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era. 

“Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo”. 




Gabriel García Márquez

viernes, 15 de noviembre de 2013

¿ A quién escogerías ?










Un hombre pregunto a un sabio si debía quedarse con su esposa o su amante…el sabio tomo dos flores en su mano: una rosa y un cactus… y le pregunto al hombre: 

 - Si yo te doy a escoger una flor, cual eliges? 

 Y el hombre sonrió y dijo:

 - La rosa, es lógico!

 El sabio respondió:

 - A veces los hombres se dejan llevar por la belleza externa o lo mundano y eligen lo que brille 

mas, lo que valga mas pero en esos placeres no esta el amor, yo me quedaría con el cactus por que 

la rosa se marchita y muere.

 El cactus en cambio sin importar el tiempo o el clima seguirá igual, verde con sus espinas, y un día dará la flor mas hermosa que jamás hayas visto.

 Tu mujer conoce tus defectos, tus debilidades, tus errores, tus gritos, tus malos ratos y aun así esta contigo… 

Tu amante conoce tu dinero, tus lujos, los espacios de felicidad y tu sonrisa, por eso esta contigo. Ahora dime hombre:


 ¿con quien te quedaras?

martes, 12 de noviembre de 2013

""" Cuando Resurgir es la Única Alternativa ""










En algunas ocasiones, la vida nos presenta acontecimientos que nos mueven todas las estructuras que hasta ese momento habíamos construido para mantenernos en pie, y nos muestra, de manera cruda y repentina, que debemos cambiar el rumbo. Incluso, sentimos que si no lo hacemos rápidamente, corremos el riesgo de sucumbir como el Titanic cuando chocó contra aquel iceberg, en la fatídica historia cuyo desenlace todos conocemos. Es como sí los acontecimientos ocurrieran de manera tal que nos dijeran que la vida que llevamos, tal y como está, debe cerrar, y con ese cierre, abrirle paso a nuevas experiencias y sobre todo, a una nueva visión de las cosas. El problema radica en que nos negamos a dejar partir la vida que teníamos, a soltar lo que era parte de nuestra cotidianidad, para abrirle paso a nuevas vivencias…

 Sin embargo, y este es el centro de lo que deseo transmitir hoy, la vida se negó a dejarnos alternativa. No queda otra posibilidad que recomenzar porque nada de lo que constituía nuestra visión de las cosas quedó en pie. Esta es mi reflexión del día de hoy. Y para profundizarla, pienso en el mito del Ave Fénix, el cual tiene raíces egipcias, griegas y judeocristianas. Veámoslo un poco: 

 El origen del Ave Fénix viene de los desiertos de Libia y Etiopía. Aun así, su nombre proviene del griego «phoinix» que significa rojo. Se le consideró un animal fabuloso, el Ave Fénix se consumía por acción del fuego cada 500 años, y un Ave Fénix nueva y joven surgía de sus cenizas. Para el pueblo griego consistía en un pájaro que, con sus alas perfumadas de deliciosos olores, se dirigía hacia el altar del sacerdote Heliópolis, donde se incendiaba el mismo con el fuego. Al día siguiente de su muerte, aparecía un gusano pequeño en el mismo lugar que se transformaba un día después en un gran pájaro adulto. El Fénix ha sido un símbolo del renacimiento físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación, y la inmortalidad. Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas.

 Según la leyenda cristianizada, el ave Fénix vivía en el Jardín del Paraíso, y anidaba en un rosal. Cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espada del ángel que los desterró surgió una chispa que prendió el nido del Fénix, haciendo que ardieran éste y su inquilino. Por ser la única bestia que se había negado a probar la fruta del paraíso, se le concedieron varios dones, siendo el más destacado la inmortalidad a través de la capacidad de renacer de sus cenizas. Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día ardía.

 El Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía del huevo la misma ave Fénix, siempre única y eterna. Esto ocurría cada quinientos años.

 Lo que deseo rescatar del mito del Ave Fénix es esta imagen de un ser que, cada cierto tiempo, necesita resurgir de sus cenizas, después de que, ya agotado y viejo, no puede continuar su vida. Esta visión tan poderosa, nos muestra que en ciertas ocasiones, la vida nos pone en duras pruebas que nos agotan y nos hacen sentir que todo acabó, y necesitamos reinventarnos y redefinir nuestra vida tal y como estaba para poder seguir adelante. 

Estas pruebas pueden venir en forma de accidentes, enfermedades, rupturas de relaciones, pérdidas económicas, o hechos aún más profundos, como pérdidas de movilidad corporal, por ejemplo. Sin embargo, como el Ave Fénix, debemos darle paso al nacimiento de un nuevo ser a partir de nosotros mismos, que logre adaptarse a la manera cómo la vida nos exige que enfrentemos las cosas. 

 Otro detalle hermoso del mito tiene que ver con el poder sanador que tienen las lágrimas del Fénix sobre cualquier herida, que nos muestra la necesidad de llorar la pérdida, de vivir el duelo de esa situación, de forma tal de soltar la tristeza y el dolor de lo ocurrido, para tomar fuerzas y levantarnos de nuevo. Desde las cenizas de mis situaciones dolorosas, seguro de resurgir cada vez que la vida ponga pruebas que lo exigan, mi alma saluda a tu alma…

lunes, 11 de noviembre de 2013

""" Libertad Verdadera """



No importa cuán poco dinero y posesiones tengas. Tener un perro te hace rico.

 Louis Sabin.









 En una asoleada mañana, dos alondras subían volando a lo alto. 


La alondra padre hablaba con su polluelo, haciéndole ver lo maravilloso que es tener alas y poder volar hasta las alturas.


 Pero el pequeño, en su inexperiencia, escuchaba sólo a medias, pues su atención se fijaba en el tintinear de una campanita, que llegaba a sus oídos desde la tierra.


El pajarito, curioso, bajó al campo de donde provenía el sonido que tanto le atraía, y vió a un hombrecillo que guiaba un carro mientras gritaba: 


“¡Vendo lombrices! ¡Dos lombrices por una pluma!” 


A la pequeña alondra le encantaban las lombrices; ya al nombrarlas se le hacía agua el pico. 


Y sin pensar más se decidió: arrancó una pluma de sus alas y la cambió por dos lombrices. 


Cuando se las hubo comido volvió junto a su padre, muy satisfecha.



 Al día siguiente la alondra esperó ansiosamente el sonido de la campanita, y al oirla bajó a realizar nuevamente su extraño negocio, dando otra pluma a cambio de dos lombrices. 



Esto lo repitió día tras día. 


Una vez ofreció al hombrecillo cinco plumas por diez lombrices.


 El vendedor aceptó entusiasmado y, desde entonces, por espacio de varios días más, continuó el intercambio.


 Al cabo la alondra batió sus alas inútilmente: ¡ya no podía volar!


 ¡Estaba atada a la tierra y condenada a arrastrarse en lugar de volar!




 ¡Había cambiado sus alas, su libertad, por un puñado de lombrices! 




Luther Burbank.

( Botánico)

""" Buscar en el lugar correcto """ ( Cuento )


El amor es el ala que Dios ha dado al hombre para volar hasta él.
 Miguel Angel Buonarroti







 Una mujer estaba buscando algo en el suelo junto a un farol. 


Pasó por allí un hombre y se paró, curioso, a observar a la mujer, que afanosamente buscaba y buscaba.


 Intrigado, después de un rato, el hombre preguntó:


 - Buena mujer, perdona que me inmiscuya en tus asuntos, pero


 ¿podrías decirme qué buscas?  


Y la mujer repuso: 



 - Busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz he venido a buscarla junto a este farol.


 Como esa mujer proceden muchos seres humanos.


 En lugar de buscar dentro de ellos mismos (donde mora el más verdadero gurú, el paraíso interno, la respuesta), 



Buscan fuera de ellos lo que jamás podrán hallar fuera.






 Cuento zen

""" Solo estoy de Visita """







Foto: SÓLO ESTOY DE VISITA

Un señor viaja desde un pueblo muy lejano para consultar a un rabino muy famoso. Llega a su casa y advierte, sorprendido, que los únicos muebles que dispone el sabio son un colchón en el suelo, dos bancos, una silla y una vela. El resto de la habitación está vacía.

El hombre consulta al rabino y este le contesta con verdadera sabiduría. Pero intrigado por la simplicidad del mobiliario, al final añade:

- ¿Le puedo hacer una consulta más?

- Si, desde luego.

- ¿Donde están sus muebles?

- ¿Dónde están los suyos?

- ¿Como que dónde están los míos? Yo estoy de paso – dice el hombre sin acabar de comprender.

- Yo también – le contesta el rabino

ANTHONY DE MELLO





Un señor viaja desde un pueblo muy lejano para consultar a un rabino muy famoso. Llega a su casa y advierte, sorprendido, que los únicos muebles que dispone el sabio son un colchón en el suelo, dos bancos, una silla y una vela. El resto de la habitación está vacía.





El hombre consulta al rabino y este le contesta con verdadera sabiduría. Pero intrigado por la simplicidad del mobiliario, al final añade:




- ¿Le puedo hacer una consulta más?


- Si, desde luego.


- ¿Donde están sus muebles?


- ¿Dónde están los suyos?


- ¿Como que dónde están los míos? Yo estoy de paso – dice el hombre sin acabar de comprender.


- Yo también – le contesta el rabino





ANTHONY DE MELLO
 — 

""" Usa tus sentidos """

¿Sabes de qué están hechos los sueños? -¿Hechos? Sólo son sueños. -No. No lo son. La gente cree que no son reales porque no son materia, partículas. Son reales. Están hechos de puntos de vista, imágenes, recuerdos, juegos de palabras y esperanzas perdidas… 

Neil Gaiman 









 Usa tu vista para ver la belleza de la vida y para ver el interior de las personas; no la uses para criticar maliciosamente cómo se ven o se visten los demás o para juzgar a las personas sólo por sus apariencias. piensa...  


Usa tus oídos para escuchar a tu prójimo y poder ofrecerle una palabra de aliento, para escuchar los sonidos agradables que te ayudan a olvidar las dificultades y edifican tu interior; no lo uses como un arma o para escuchar cuando se habla mal de los demás.


 Usa tu olfato para percibir el olor de las flores, del perfume y del amor; no lo impregnes con los malos olores como lo son el odio, el egoísmo y la traición.


 Usa tu gusto para saborear el triunfo de tus metas alcanzadas, de los logros obtenidos con esfuerzo y dedicación; no lo uses para saborear las derrotas de otros. 


Usa tu tacto para sentir y dar amor para tocar a las personas con tus deseos positivos con tu caridad; no lo uses para pedir injustificadamente. 




El sexto sentido, el más importante, es el que nos da la sabiduría para distinguir la diferencia entre los otros sentidos; entre el bien y el mal, entre dar o recibir y entre construir o desmoronar. A veces miramos sin ver, oímos sin escuchar, olemos sin percibir, probamos sin saborear y tocamos superficialmente.

viernes, 8 de noviembre de 2013

""" Ahuyentar los fantasmas """ ( Cuento )


Aprender sin pensar es esfuerzo perdido; pensar sin aprender, peligroso. 

Confucio









 Durante años Hitoshi intentó -inútilmente- despertar el amor de aquella a quien consideraba ser la mujer de su vida. Pero el destino es irónico: el mismo día que ella lo aceptó como futuro marido, también descubrió que tenía una enfermedad incurable y le quedaba poco tiempo de vida. 

 Seis meses después, ya a punto de morir, ella le pidió: - Quiero que me prometas una cosa: que jamás te volverás a enamorar. Si lo haces, volveré todas las noches para espantarte. Y cerró los ojos para siempre. 

Durante muchos meses Hitoshi evitó aproximarse a otras mujeres, pero el destino continuó irónico, él descubrió un nuevo amor. Cuando se preparaba para casarse, el fantasma de su ex amada cumplió su promesa y apareció. - Me estás traicionando- le dijo. Durante años te entregué mi corazón y tú no me correspondías -respondió Hitoshi – ¿No crees que merezco una segunda oportunidad de ser feliz? Pero el fantasma de la ex amada no quiso saber disculpas, y todas las noches venía para asustarlo. 

Contaba con todo detalle lo que había sucedido durante el día, las palabras de amor que él había dicho a su novia, los besos y abrazos que se habían intercambiado. Hitoshi ya no podía dormir, así que fue a buscar al maestro zen Bashó. -Es un fantasma muy listo- comentó Bashó. -¡Ella sabe todo, hasta los menores detalles! Y ya está acabando con mi noviazgo, porque no consigo dormir y en los momentos de intimidad con mi amada me siento muy inhibido. 

-Vamos a alejar este fantasma- garantizó Bashó. Y le dio las directivas. Aquella noche cuando el fantasma retornó, Hitoshi lo abordó antes de que dijera la primera frase. -Eres un fantasma tan sabio, que haremos un trato. Como me vigilas todo el tiempo, te voy a preguntar algo que hice hoy: si aciertas abandono a mi novia y nunca más tendré mujer. Si te equivocas, has de prometer que no volverás a aparecer, so pena de ser condenado por los dioses a vagar para siempre en la oscuridad.

 -De acuerdo- respondió el fantasma, confiada. -Esta tarde estaba en el almacén y en un determinado momento cogí un puñado de granos de trigo de dentro de un saco. -Sí, lo vi- dijo el fantasma. - La pregunta es la siguiente: ¿cuántos granos de trigo tenía en mi mano?. El fantasma en ese instante comprendió que no conseguiría jamás responder la pregunta. Y para evitar ser perseguido por los dioses en la oscuridad eterna, decidió desaparecer para siempre.

 Dos días después Hitoshi fue hasta la casa del maestro zen. -Vine a darle las gracias. -Aprovecha para aprender las lecciones que hacen parte de esta experiencia – respondió Bashó.

 En primer lugar, aquel espíritu volvía siempre porque tenías miedo. Si quieres alejar una maldición, no le des la menor importancia. 

Segundo: el fantasma sacaba provecho de tu sensación de culpa: cuando nos sentimos culpables, siempre deseamos -inconscientemente- el castigo. 

Y, finalmente: nadie que realmente te ame te obligaría a hacer ese tipo de promesa. Si quieres entender el Amor, aprende la Libertad. 



Paulo Coelho

jueves, 7 de noviembre de 2013

""" Arriesgarse """

"Todos los tiros que no lanzaste, los fallaste" 
















 Reir, es arriesgarse a parecer un tonto.

 Llorar es arriesgarse a parecer un sentimental. 

Acercarse a otro ser es arriesgarse a comprometerse. 

Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.

 Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.

 Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos. 


Amar, es arriesgarse a no ser correspondido.


 Vivir, es arriesgarse a morir. 


Desear, es arriesgarse a ser defraudado. 


Esperar, es arriesgarse a la desesperanza. 


Intentar, es arriesgarse a fallar.



 Pero los riesgos deber ser tomados, porque el peligro más grande en la vida es no arriesgar nada. 



La persona que no arriesga, no hace, nada tiene, nadie es. 



Tal vez se puedan evitar sufrimientos y preocupaciones, pero simplemente no se puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar ni vivir... 



 Encadenado por las certidumbres serás un esclavo, sacrificarás el ser libre. 



Solo una persona que se arriesga es libre. 



 Los pesimistas se quejan del viento; los optimistas esperan confiadamente que los vientos cambien de dirección y los realistas, ajustan sus velas en la dirección correcta. 



¡¡¡¡    Arriésgate   !!!!


 Es cierto que puedes perder, pero... ¿Has pensado en lo que puedes ganar?




Autor Desconocido.